Tras un año sin poder llevar a cabo los campamentos de verano “Oporretan ere Euskaraz”, que buscan impulsar el euskera entre las niñas y los niños de una forma lúdica, arranca hoy una nueva edición del programa.  En total, 356 plazas que estarán divididas en dos quincenas, 222 niñas y niños en la primera y 134 en la segunda.

La situación sanitaria actual ha condicionado la actividad y se ha adaptado a las medidas establecidas por las instituciones. Para ello, se contará con más de 25 monitoras y, de este modo, cumplir con los grupos burbuja de 10 personas. Las sesiones, que se desarrollarán de lunes a viernes de 10:00 a 13:30 horas, se llevarán a cabo en diferentes espacios, el colegio Mendiko, el polideportivo Bañueta, el parque y el frontón, evitando una mayor concentración de niñas y niños.