Dicen que febrero es el mes del amor y sin duda el más corto del año y precisamente en esta fecha la pared izquierda del hall de la Casa de Cultura de Amurrio luce 502 corazones diferentes. Tienen un denominador común, el tema tan sencillo pero a la vez con tanto juego estético y conceptual, como es el corazón y el formato 9,5 X 9,5 centímetros. A partir de esa concordancia todos son diferentes. Encontramos corazones de todos los colores, corazones rotos, soñadores, anatómicos, en paletas de pintar, en el tronco de un árbol o en una mariposa.

“Bi hotz…. ez” es el título de esta obra conjunta de arte colaborativo del alumnado de pintura y dibujo de la Escuela Artística Municipal Juan de Aranoa de Amurrio. Es un juego de palabras, bi hotz (dos voces, pum pum, latidos) y ez, es un no, porque no son dos voces, son 502 voces (502 corazones colgados).

“Todo empezó como una propuesta de arte colaborativo con dos de mis clases de dibujo infantil. Manteniendo la expresión artística individual, aprendieron a buscar un objetivo en común, que era crear una obra artística conjunta” explica Izaskun Ibarretxe, profesora de pintura de la escuela de arte amurrioarra. 

De esta forma, si bien la creación y el producto es colaborativo, se mantiene la expresión individual. “Las obras visuales que se ven, son producto de perspectivas individuales de varios artistas que producen algo en conjunto, buscando un objetivo en común”. 

Corazones de artistas de 5 a 84 años

Esta propuesta artística, que en principio se dirigía sólo al alumnado más txiki de dibujo, tuvo tanto éxito que se sumó a esta creativa iniciativa alumnado diverso. “La idea fue tan bien recibida incluso entre sectores del alumnado que no suelen caracterizarse por ser participativos y con los resultados tan interesantes que surgieron, decidí ampliar la oferta al resto de grupos de pintura de la escuela, sin límites de edad” concluye Izaskun Ibarretxe. Por este motivo entre los 502 corazones que ya se muestran en la Casa de Cultura, sede de la Escuela Artística de Amurrio, late la energía, la experiencia, la pasión y la afición de amurrioarras con edades entre 5 y 84 años que han podido utilizar técnica libre y han optado por acrílicos, rotuladores, acuarelas, óleo y collages (telas, papel, plásticos, pipas, botones, lanas, lápiz, fotografías…).

Sin duda una muestra artística con mucho CORAZÓN.