El joven amurrioarra Alexander López Urionabarrenechea forma parte del grupo de profesores e investigadores del Departamento de Ingeniería Química y del Medio Ambiente de la Universidad del País Vasco que ha patentado un método para reciclar el 100% de los residuos de fibra de carbono. Alexander es co-director de este trabajo de investigación junto a otros cinco profesionales. Hoy en día la fibra de carbono está muy presente en nuestras vidas. Quien más quien menos tiene o conoce a alguien que se ha comprado una bicicleta o una raqueta “de fibra de carbono”, y de forma menos consciente, es parte fundamental de los aviones que nos transportan o de los aerogeneradores que producen energía eólica renovable. “En realidad, cuando decimos que algo está hecho “de fibra de carbono” significa que está hecho de piezas de plástico que por dentro tienen fibras de carbono (filamentos) que hacen de refuerzos, como si fueran alambres, algo similar a la función de las barras de acero en el hormigón armado” explica Alexander López Urionabarrenechea. Estos materiales de fibra de carbono tienen unas propiedades mecánicas muy similares y hasta superiores a las de los metales, y al mismo tiempo pesan mucho menos. Por este motivo, en los últimos años están desplazando a los metales en la fabricación de muchos objetos y elementos, sobre todo de aquellos para los que la reducción de peso es fundamental (transporte, objetos deportivos, etc.). Sin embargo, los materiales de fibra de carbono tienen un pero, y es que son difíciles de reciclar. Para su reciclaje hay que separar el plástico y las fibras, con el objetivo de poder utilizar de nuevo esas fibras como refuerzo de un nuevo material. “La única forma de separar plástico y fibras es descomponer el plástico, que en la actualidad se realiza por acción del calor, transformando el plástico en gases. Esos gases hasta ahora han sido incinerados porque no existía otra alternativa mejor para su tratamiento”  añade el investigador amurrioarra. El método que han patentado en la Escuela de Ingeniería de Bilbao (UPV/EHU) “es una técnica para la producción de compuestos químicos de alto valor, principalmente hidrógeno, a partir de esos gases, lo que permite el reciclado integral de los residuos de materiales de fibra de carbono y de ahí la importancia de este trabajo” concluye López Urionabarrenechea.