El pleno del Ayuntamiento de Amurrio ha aprobado de forma definitiva el nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) que definirá el urbanismo del municipio para los próximos años. La tramitación del plan se puso en marcha hace una década, y en él han trabajado los distintos grupos municipales y, a su vez, ha contado con la participación directa de la ciudadanía a través de las asociaciones del municipio.

El Amurrio del futuro que plantea el PGOU es un municipio más verde, compacto, abierto al Nervión y con capacidad para rejuvenecer la población. Uno de los restos que plantea es dar respuesta a la demanda de vivienda, sin llegar a agotar la capacidad de crecimiento reconocida en las Directrices de Ordenación del Territorio vigentes en la actualidad, mediante la ordenación de aproximadamente 1.324 nuevas viviendas de las que alrededor de la mitad son de régimen protegido.

Proceso de elaboración del plan

Amurrio ha llegado a la aprobación definitiva del PGOU tras su aprobación provisional, también en sesión plenaria, el 30 de julio del año pasado. El camino para la elaboración aprobación definitiva se ha prolongado durante cerca de una década. El arranque del proceso se dio con los Estudios Previos para la Revisión de las Normas Subsidiarias del planeamiento municipal y la aprobación de criterios y objetivos del planeamiento.

Tras ello, se continuó con el Avance del Plan, en el que se abrió un plazo para que la ciudadanía presentará sugerencias. Una vez finalizado este proceso, en el año 2015 se aprobó inicialmente el plan general para posteriormente abrir un plazo para la presentación de alegaciones, que fue resuelto en sesión plenaria en 2018, junto con los correspondientes Estudio Acústico, documento de Evaluación Ambiental Estratégica e Informe Preliminar de Impacto de Género.

Durante las distintas fases de elaboración del PGOU, se aprobó un proceso de participación ciudadana, y ha intervenido también el Consejo Asesor de Planeamiento Municipal que ha permitido articular una amplia participación social en la planificación urbanística desde los distintos foros de participación ciudadana, ambiental y de actividades económicas.