Amurrio ha participado en la Conferencia de París sobre el cambio climático que finalmente ha dado frutos, logrando un acuerdo legalmente vinculante para frenar éste. Se trata del primer acuerdo en el que tanto naciones desarrolladas como países en desarrollo se comprometen a gestionar la transición hacia una economía baja en carbono, los 195 países participantes se han comprometido con el objetivo histórico de alcanzar las cero emisiones netas; un equilibrio entre lo que se libera a la atmósfera y lo que se absorbe naturalmente, por lo que las energías limpias serán la mejor forma, la más barata y efectiva, de mantener esta promesa.
Los principales puntos del acuerdo alcanzado son lograr que el aumento de las temperaturas se mantenga bastante por debajo de los dos grados centígrados y compromete a los firmantes a “realizar esfuerzos” para limitar el aumento de las temperaturas a 1,5 grados en comparación con la era pre-industrial. Es un acuerdo jurídicamente vinculante para los países firmantes. El texto establece que los países ricos seguirán ofreciendo apoyo financiero a los países pobres como ayuda para reducir sus emisiones y adaptarse a los efectos del cambio climático, con al menos 100.000 millones de dólares a partir del 2020. Se ha establecido como compromiso fijar cada cinco años sus objetivos nacionales para reducir la emisión de gases de efecto invernadero y revisar su evolución. 186 de los 195 países participantes en la cumbre ya lo han hecho. Aunque no se incluyen sanciones para los países que incumplan con sus compromisos, sí les compromete a informar sobre sus emisiones y sus esfuerzos para reducir las mismas, como incentivo para que se cumplan.