El Ayuntamiento de Amurrio, junto con Balmaseda y Legazpi, forma parte de un proyecto europeo de adaptación al cambio climático titulado LIFE Good Local Adapt. El proyecto se desarrollará a lo largo de los dos próximos años en dos barrios de Amurrio: Goikolarra y Landako. Su objetivo es identificar acciones para mejorar el conocimiento del cambio climático en el municipio y definir junto con la ciudadanía soluciones adaptativas que se pondrán en marcha desde el Consistorio amurrioarra. Los primeros pasos de este proyecto consisten en recabar información sobre los barrios y las personas que viven en los mismos, por lo que a lo largo del mes de octubre se procederá a la realización de encuestas a pie de calle y puerta a puerta en ambos barrios.
A día de hoy existen dos ámbitos de actuación frente al cambio climático. Por un lado está la mitigación, que son las actuaciones dirigidas a reducir las fuentes de emisión o mejorar los sumideros de gases de efecto invernadero (GEIs) causantes del cambio climático. Por otro lado, se trata de la adaptación como proceso de ajuste al clima actual o futuro y a sus efectos.
Repercusiones directas e indirectas del cambio climático
El cambio climático tendrá repercusiones directas e indirectas sobre las ciudades, lo que a su vez tendrá efectos sobre la salud humana, la infraestructura y los servicios y las actividades económicas. La magnitud de estas repercusiones dependerá en última instancia del nivel de preparación de la ciudad; así como de su capacidad para afrontar tanto las situaciones previstas como las imprevistas. Es de eso de lo que trata la adaptación al cambio climático, de preparar a las comunidades para reducir su vulnerabilidad ante esta situación.