La ciudadanía está cada vez más concienciada de los peligros y daños que puede producir un uso excesivo o incontrolado del alcohol, no obstante, es importante seguir trabajando en la educación y concienciación de uno de los sectores más vulnerables de la sociedad la juventud. Con este objetivo, y con la inestimable colaboración de Renfe, esta mañana se ha presentado la segunda edición de la iniciativa “Gelditu Geltokian” que el pasado año comenzó su andadura bajo el liderazgo de los ayuntamientos de Laudio y Amurrio. Fue tal el éxito que este año son ocho municipios más los que se han sumado a este proyecto: Orduña, Aiara, Ugao-Miraballes, Arrankudiaga, Arakaldo, Arrigorriaga, Basauri y Bilbao.

En nuestro entorno es habitual el uso del tren como medio de transporte para desplazarse a las diferentes fiestas patronales o conciertos de los municipios de alrededor. Junto a esta imagen, es habitual ver a jóvenes con bolsas llenas de bebida para dirigirse al punto en el que se desarrolla la fiesta. Por ello, en esta campaña se utilizará esta vía tan frecuentada, para transmitir la información y trabajar con la juventud que van a consumir alcohol. Para dar a conocer la campaña que parte de la colaboración técnica e interinstitucional de los equipos de prevención de los diez ayuntamientos y Renfe, se colocarán carteles de forma permanente en las estaciones de tren e información específica en formato de horario de tren para que los y las usuarias puedan cogerlos, también se difundirá la campaña en formato audiovisual, situado en las máquinas dispensadoras de billetes.

Material informativo

Los carteles y poster trasmiten la idea principal de la campaña, dejar de consumir para no tener problemas. En ellos se asocia el consumo de alcohol simbolizado a través de un itinerario de tren con paradas que tienen nombre de bebidas alcohólicas, con la importancia de parar a tiempo, que se marca a través de la “zona de control”.

Además, se ha preparado información específica de la campaña sobre cómo debe usarse el alcohol para no tener problemas en un formato habitual entre los usuarios del tren como es el horario. En él se especifican las salidas y las llegadas que, en este caso, pretenden contrastar en los jóvenes como serían las llegadas si se hace un buen uso de las salidas.