Por fin tiene entre sus manos su libro sobre chapas de cooperativas el amurrioarra Juan Luis Perelló Zabala. Tras un intenso trabajo iniciado en 2011 ya ve la luz esta peculiar obra titulada “Monedas de necesidad, jetones de propaganda y fichas de casino País Vasco Euskadi 1900-1960”. Casi todas las fichas que aparecen en las 205 páginas de esta publicación son de la colección personal de Perelló que también ha incluido algunas de otros coleccionistas. La presentación oficial de este libro está prevista el 14 de octubre, a las 18:30 horas, en el Centro Cultural Santa Clara en Portugalete, dentro de los actos programados con motivo de la Exfilna 2017, 55ª Exposición Filatélica Nacional, organizada por la Federación Vasca de Sociedades Filatélicas. Se han editado 150 ejemplares que están a la venta en Numismática Bilbao.El Municipio de Amurrio está representado en las páginas de esta publicación sobre chapas de cooperativas al recoger la ficha del Manantial Robaudonaden de Baranbio. En su anverso aparece el manantial con mención a las vías respiratorias y en su reverso una botella con serpientes de la medicina haciendo referencia a su agua azoada bicarbonatada. Es una chapa redonda de latón, de 25 milímetros de diámetro, y cuyo valor es de propaganda. La cita del libro dice “…En el año 1898 el manantial de D. José Rubaúndonadéu Carcellers, entonces propietario del balneario de Barambio, solicita la explotación de las aguas minero medicinales solamente en bebida, el año 1902 se comercializaba el agua embotellada, pero sin los pertinentes permisos de autorización. Consta que el año 1907 el manantial se secó y el propietario cedió el lugar a doña Leonarda Urrutia Guaresti. Por lo cual podemos datar la ficha de propaganda entre los años 1898 y 1907…”.
Harinera en Amurrio
Otra presencia de Amurrio es a través de la Harinera que hubo en esta localidad y de la que actualmente queda la chimenea de la fábrica en Zabalibar kalea. Al respecto el libro reza como sigue: “La primera harinera moderna en la utilización de cilindros para molturar fue la de Villarroya y castellano, en Puente Gállego (Zaragoza), en el año 1881. Cuatro años después se instalaban en territorio vasco, las fábricas de harinas de Santiago Gallastegui en Amurrio. Es el momento del despegue de la industrialización vasca”.
Juan Luis Perelló es presidente de la Sociedad Filatélica Numismática Armuru de Amurrio y vocal de Numismática de la Federación Vasca de Sociedades Filatélicas-Euskal Selluzale Elkarteen Baterakundea. La citada publicación es su primer libro relacionado con su afición y a partir de ahora ya trabaja en un segundo proyecto que en esa ocasión se dedicará a fichas de casinos de todo el Estado.