El 8 de marzo fue instaurado en 1952 como Día Internacional de la Mujer por la Asamblea General de Naciones Unidas (ONU). El 8M conmemora las “huelgas” de las mujeres, que a lo largo de la Historia han reivindicado sus derechos laborales, económicos, políticos y sociales. Las luchas han ido conquistando cambios legales, sociales y culturales que han hecho avanzar las sociedades hacia mayores cotas de igualdad y democracia.

Cuando se cumplen 25 años desde la plataforma de acción de Beijing, una nueva generación se une a la lucha para imaginar las economías, sociedades y sistemas políticos que defiendan los derechos humanos y logren la igualdad de género, sin dejar a nadie atrás. Este movimiento mundial entiende que la igualdad entre los géneros no es solo un derecho humano fundamental, sino la base necesaria para conseguir un mundo  pacífico,  próspero  y  sostenible,  tal  y  como  se  recoge  en  los  Objetivos  de Desarrollo Sostenible. Es tiempo de que proclamemos un único mensaje de manera conjunta por parte de la sociedad.

En estos dos últimos años, el feminismo ha tomado las calles el 8 de marzo, reivindicando y poniendo en el centro temas que eran necesarios incluir en la agenda social. Los paros convocados en el 2018 por el movimiento feminista y el mensaje reivindicativo de poner las vidas en el centro del 8 de marzo del 2019, evidencian la necesidad de seguir trabajando por la igualdad de manera colectiva. De igual manera, y tras las históricas jornadas realizadas por el movimiento feminista este 2019 en Durango, tenemos claro que, es necesario incorporar las reivindicaciones de todas las mujeres que conforman la sociedad a la lucha por la igualdad.

Este año también tomarán las calles las demandas de las mujeres que quieren vivir unas vidas dignas, libres y sostenibles. En este sentido, es necesario denunciar la precariedad laboral de las mujeres, la pobreza a la cual se ven sometidas, la exclusión y el racismo al cual se enfrentan las mujeres racializadas y migradas o el estigma al cual se ven sometidas las mujeres con identidades diversas.

Las luchas de las mujeres y, las movilizaciones en las calles nos interpelan a las instituciones hacia un ejercicio de compromiso firme para:

  • Transformar las relaciones de género en la vida de nuestros municipios y de nuestras administraciones.
  • Erradicar todas las formas de violencia contra las mujeres y reparar a las víctimas de esa violencia
  • Construir condiciones y oportunidades para la participación económica, social, política y cultural de las mujeres de todas las condiciones en la vida
  • Luchar contra todas las formas de discriminación.
  • Diseñar organizaciones sociales corresponsables que pongan las vidas en el

Desde el Ayuntamiento de Amurrio, el 8 de marzo, seguimos trabajando para hacer desaparecer este sistema de opresión y las discriminaciones múltiples que enfrentan las mujeres. Es por ello que debemos seguir implicándonos para conseguir la igualdad y la libertad de todas las mujeres, más allá de su condición social, origen, identidad sexual o etnia, entre otras cuestiones.

El Ayuntamiento de Amurrio asume de esta manera los siguientes compromisos:

  • Adherirse a la Carta Europea para Igualdad de Mujeres y Hombres en la Vida Local, y aplicar en su territorio los compromisos definidos en la
  • Dar pasos para dotarse de una estructura estable con personal y recursos suficientes para el impulso de las políticas locales de igualdad, a nivel local o en agrupación con otros
  • Desarrollar un Plan de igualdad de mujeres y hombres, evaluar su impacto y dar cuenta de los
  • Realizar un análisis de los presupuestos municipales desde la perspectiva de género, garantizando la viabilidad económica de los compromisos adoptados por el ayuntamiento.
  • Articular progresivamente la normativa local para el desarrollo de las políticas de igualdad y garantizar la incorporación de la perspectiva de género en toda la actividad
  • Diseñar y poner en marcha un plan progresivo de integración de cláusulas de igualdad y otras cláusulas sociales en la contratación pú
  • Actualizar el Protocolo de Coordinación Local para la atención y prevención de la violencia
  • Avanzar en la aplicación del principio de reparación de víctimas de la violencia machista en las actuaciones
  • Facilitar un espacio convertido en Casa de las mujeres y dotarlo de recursos para desarrollar programas e iniciativas para el empoderamiento de las mujeres del municipio.
  • Articular espacios de interlocución permanente con las organizaciones de mujeres y feministas a nivel local para diseñar y evaluar las políticas locales para la igualdad y contra la violencia

Al fin, este Ayuntamiento hace un llamamiento a la ciudadanía para que participe activamente en las movilizaciones convocadas para el próximo 8 de marzo por el Movimiento Feminista con motivo del Día Internacional de las Mujeres.