El artísta amurrioarra Mario Paniego se encuentra en Rijeka (Croacia) participando en un programa de residencias artísticas, promovido conjuntamente por el Instituto Etxepare, Donostia-San Sebastián 2016, Capital Europea de la Cultura y Rijeka 2020, European Capital of Culture, en el marco del programa Joan Etorriak, dentro del muelle Hazitegiak de DSS2016EU. La finalidad de este programa es fomentar la movilidad y el diálogo intercultural. Otros artistas vascos también participan en esta iniciativa en otros lugares europeos, pero Mario Paniego toma parte, en concreto, en el proyecto impulsado junto con la Capital Cultural Europea Rijeka 2020, en Croacia.El objeto de la residencia artística de Rijeka es desarrollar proyectos que tengan repercusión cultural, teniendo en cuenta los programas de capitalidad de Rijeka y Donostia. Y esos son los conceptos que han inspirado el proyecto artístico de Mario Paniego, artista conceptual y visual, licenciado en Bellas Artes UPV-EHU y la Universidad de Bristol y con masters en Gestión de Diseño y Gestión Cultural. Además, es ganador de diversos premios de escultura, fotografía, pintura y vídeos.
La migración es el tema central del trabajo que realiza este joven amurrioarra en sus intervenciones plástico-conceptuales en dicha ciudad de Croacia, ubicada en el interior de la bahía de Carnaro y que alberga el principal puerto del país. “Lugares comunes” es el título de su obra que “estoy desarrollado entrevistando a población migrante  y a la vez investigando en los museos locales y recopilando relatos de migrantes de otras épocas, todos ellos relacionados con Rijeka y sus alrededores” explica el artista. La idea es plasmar estas frases en el paseo de Molo Longo que se encuentra sobre el rompeolas, la zona que ejerce de membrana en el tránsito del puerto. Así pues, su trabajo se basa en microhistorias personales, a su vez universales, sobre la migración.“En principio, la ejecución de la obra  se prevé llevar a cabo en el rompeolas de la ciudad croata, donde el tráfico marítimo ha centrado principalmente la migración de la zona. Se ha elegido el rompeolas al utilizar el ir y venir del agua como una metáfora del propio movimiento migratorio”  añade Paniego. Su labor artística se completa con una exposición en el Ayuntamiento de Rijeka con otra obra que trata la misma temática pero desde un aspecto más visual y abierto en significados en la que para ello se vale de globos terráqueos. A ésto se suma la impartición de conferencias sobre su práctica artística en lugares tan diversos como la Universidad y la escuela más antigua de la ciudad.
Exposición en Tabakalera
Para Mario Paniego esta residencia artística comenzó el 18 de octubre y finalizará la primera semana de diciembre, con su vuelta a Euskadi, para a partir del 9 de diciembre exponer, junto al resto de profesionales vascos participantes en este programa, su trabajo desarrollado en Rijeka. Se mostrará en Tabakalera, Centro Internacional de Cultura Contemporánea, en Donostia, en la exposición colectiva que dará a conocer los trabajos llevados a cabo en las residencias artísticas del programa Joan Etorriak. Mario Paniego califica esta experiencia como “muy intensa y gratificante”.