El Equipo Psicológico Municipal de Amurrio (GAPPA), junto con el Centro de Salud de la localidad, ha editado un boletín de prevención sobre cómo fomentar el bienestar físico y mental-emocional de las niñas y los niños. Trata cuestiones como hábitos de alimentación y sueño, salud dental, prevención de accidentes o seguridad vial, junto con pautas básicas para promover el bienestar psicológico como mejorar la autoestima o manejar las emociones.

Se incluye también un anexo central con pautas específicas para desarrollar en el momento de pandemia de coronavirus en el que nos encontramos. Trata sobre las consultas de pediatría, prevención de coronavirus y sobre la actitud ante síntomas compatibles con dicha enfermedad. 

La familia es el primer círculo de influencia, es donde el niño y la niña aprende valores, pautas y normas, potencia su personalidad, y aprende modos de comportarse, etc. En este sentido, “si definimos la salud como un estado de bienestar físico y psicológico, vemos que uno de los padres-madres tienen la posibilidad de promover hábitos saludables en sus hijas-hijos. Es decir, proporcionar estilos de vida saludable, que favorezcan su bienestar y puedan disfrutar de la vida. Este estado de bienestar es la consecuencia no sólo de factores físicos genéticos, sino también de conductas más o menos saludables que inciden directamente en la salud” explican desde GAPPA. 

Esto transforma a la persona no en un paciente sino en un agente que “hace cosas” para cuidar su salud. “Y esto da a la familia un papel primordial: inculcar valores, estrategias y hábitos de promoción de salud que fortalezcan los factores de protección y disminuyan los factores de riesgo” añaden desde el Equipo Psicológico Municipal de Amurrio. Un ejemplo es inculcar en el niño y la niña el conocimiento de alimentos saludables, así como el hábito de consumirlos; los beneficios de realizar actividad física en forma permanente, estimulando los juegos con sus compañeros y compañeras; el alejamiento de conductas nocivas como fumar; la importancia de dormir lo suficiente; desarrollar capacidades psicológicas que ayuden a su estabilidad emocional (buena autoestima, capacidad de frustración, habilidades sociales, etc.), y , en general, valorar el cuidado de la salud tanto física como psicológica. 

Corregir las conductas insanas

Diferentes estudios con adolescentes indican que las conductas que suponen un riesgo para la salud suelen aparecer relacionadas entre sí en el mismo individuo: alimentación insana, poca actividad deportiva, malos hábitos de sueño, higiene deficiente, consumo de tabaco, alcohol y otras drogas, conductas de riesgo que pueden producir accidentes y problemas de autoestima entre otros. Este boletín de prevención se está distribuyendo a 770 familias de Amurrio con hijos e hijas en Educación primaria (de 6 a 12 años) bien en formato papel o bien on-line.

Aurrera Hartzeko Aldizkaria – Boletín de Prevención