El Garbigune de Amurrio, sito en el barrio Larrabe, ha abierto sus puertas a todo el público, tras permanecer cerrado el acceso a nivel particular debido a las medidas adoptadas por el estado de alarma. No obstante, la atención se prestará a puerta cerrada, dejando pasar solo un usuario y adoptando las medidas de seguridad, tanto de higiene como de distancia social (dos metros); así como seguir las instrucciones que indique el personal del servicio. El horario es de lunes a viernes de 10:00 a 14:00 y de 15:00 a 18:00 horas y los sábados de 09:00 a 14:00 horas. El último turno de entrada de usuario será media hora antes del cierre. No se podrá utilizar la caseta de segunda vida destinada al intercambio de distintos artículos.

Durante estos dos meses que ha estado el acceso restringido sólo a empresas y administraciones públicas, en esta instalación de reciclaje de residuos se han intensificado las tareas de mantenimiento y limpieza como siega del césped y poda y recogida de ramas y hojas y limpieza de todo el contorno del Garbigune, en las proximidades de los bordillos y acumulación de tierra. También se han llevado a cabo otras tareas específicas como el  pintado de flechas de dirección, señalización peatonal y líneas límites de posicionamiento de contenedores; mejora de la cartelería indicativa de cada área; limpieza y tratamiento de la caseta de residuos peligrosos y tejavanas del centro. Y por su puesto, se ha abordado la desinfección del Garbigune.