El Instituto Zaraobe de Amurrio ha puesto en marcha estos días sus impresoras 3D con un fin solidario ante la necesidad de determinado material sanitario en el actual estado de alarma, por la pandemia ocasionada por el COVID-19, produciendo material para Osakidetza y diferentes instituciones. Profesorado de este centro de enseñanza ha producido un centenar de viseras antisalpicaduras que sirven como caretas de protección para evitar el contagio del coronavirus en la población sanitaria en contacto con posibles personas infectadas, empleados públicos y personal que trabaja cara al público. Las viseras están realizadas con filamento PLA.

Al Instituto Zaraobe le llegó la invitación del Proyecto COVID-19 y “ya que teníamos las impresoras y material recién comprado nos pusimos manos a la obra” manifiestan desde el citado instituto amurrioarra. El resultado es la producción de momento de un centenar de viseras, de las que las primeras treinta se entregaron al Ayuntamiento de Artziniega para distribuir en residencias y entre personal de limpieza y otras sesenta se enviaron, bajo la coordinación de Teknika, al CIFP Mendizabala (Vitoria-Gasteiz), centro de referencia para la distribución a Osakidetza. “Ahora que esta entidad se abastece desde una empresa de inyección de plástico, nosostros desde el Instituto Zaraobe continuamos produciendo este material a nivel particular y lo entregamos a la DYA para su posterior distribución” concluyen desde el Instituto Zaraobe.