“Es una historia de venganza y odio por amor. Es la historia de un loco, que pensó que podría luchar contra un imperio del crimen, con un pequeño grupo y salir del aprieto como si nada. Es la historia de un loco enamorado, que piensa que es indestructible” así se presenta en el prólogo a Daniel Remírez, narrador y protagonista de “Las Reliquias del Apocalipsis”, cuyo autor es el joven amurrioarra David Sánchez García. Aunque David escribió esta novela cuando tenía diecisiete años, es ahora que han pasado casi seis cuando se publica dirigida a todo tipo de lector ya que “es una aventura, algo que en principio parece que se ha escrito muchas veces pero con matices muy concretos que la diferencian del resto y que la hacen más impredecible y muchos de los peculiares personajes están basados en mis amigos” comenta David Sánchez a Hauxe Da en su primera entrevista en la que se autodefine como “proyecto de historiador y ávido lector. Leo todo lo que me viene a las manos. Me aficioné a la lectura con Harry Potter al final de mi etapa de  Enseñanza Primaria y de ahí para adelante, lo último que he leído son fábulas de Iriarte y ahora tengo pendiente la obra de Esopo. Me gustan los clásicos, la curiosidad me mueve para leer sus trabajos”.
“Me divertí mucho escribiendo”
Su primer libro está ambientado en Roma, ciudad que este novel y aficionado escritor conoció en un viaje de estudios organizado por el Instituto Zaraobe. Ahora que su novela ya está en la calle reconoce que se queda con toda la parte del proceso de su escritura. “Me divertí mucho, me llevó seis meses aunque no olvidaré que en ese tiempo mi madre me dijo que no podía vivir con la cabeza llena de pájaros. Entonces esas palabras me ­desanimaron pero ahora las he hecho mías y me las repito cuando me disperso”. Seguro que David Sánchez nos sorprenderá de nuevo algún día con otro trabajo. Actualmente tiene en su recámara otra novela pendiente de corregir, otras dos iniciadas y un cuento y lo más importante una libreta llena de ideas.“Soy de esas personas que tienen libretas y apunto todo lo que se me ocurre en cualquier momento” y después… llega el fruto como “Las Reliquias del Apocalipsis”.