El confinamiento en nuestras viviendas debido a la alarma sanitaria está poniendo de manifiesto la solidaridad y el apoyo de los diferentes vecindarios. Sin embargo, esto no debe ocultar que también está evidenciando dificultades de convivencia, muchas menos numerosas, pero no por ello menos complicadas. El confinamiento nos obliga a estar todo el día en casa, altera nuestros ritmos de vida y también la percepción de lo que sucede en nuestro entorno más próximo. Pueden aumentar los ruidos, lo que conlleva una disminución de la paciencia a la par de un incremento de irritabilidad y sensibilidad; incrementándose, por tanto, la sensación de molestia y el enfado. Y todo ello puede originar nuevas situaciones de desavenencias, bien en el interior de una vivienda o de una escalera de vecinos, o que puedan afectar a las relaciones entre miembros de cualquier colectivo.

Ante esta situación, el Servicio de Mediación  y Convivencia de Amurrio ha ampliado de dos a cinco los días de atención a toda la ciudadanía, en concreto de lunes a viernes de 10:00 a 13:00 horas. Eso sí, como medida de prevención, la atención se ofrece por vía telemática: Teléfono 654176548 y correo electrónico ahormaza@gizagune.net, con intervenciones desde distintos estamentos si así se considera necesario.

Seguimientos

Con los casos que se vienen trabajando se realizan seguimientos semanales para comprobar cómo evoluciona la situación y qué impactos están teniendo estas nuevas circunstancias en el devenir cotidiano. Los objetivos a cubrir son acompañar a las personas en la situación, proporcionar herramientas en caso de que fueran necesarias (relativizando la situación, espacios de desahogo, indicaciones de comportamiento…) y detectar y trasladar a los departamentos oportunos las necesidades excepcionales que se produzcan.