Inspirado muchas veces en las figuras de animales de sus nietos, el vecino de Amurrio Ginés Bravo ha convertido el jardín de su casa en una curiosa muestra de  perfiles de animales gracias al arte de la topiaria.

Aunque siempre le atrajo fue tras jubilarse cuando pudo dedicarle el tiempo que necesita esta afición. Con sus tijeras de podar, arbustos, hiedra y pinos comenzó dando forma a un caballo al que ahora acompañan un toro, un jabalí, un ciervo, un elefante, un canguro, una vasija y Puppy. Ha creado un singular jardín con figuras realizadas en los último diez años que provocan que los transeúntes que pasan por la calle Landaburu de Amurrio se encaramen en el muro de su jardín para admirar este trabajo lleno de arte.