Más de treinta acrílicos abstractos ya expuestos en La Casona de Amurrio son una muestra del trabajo pictórico del autodidacta vecino de Amurrio Pepe Gartzia que se puede ver hasta el 26 de febrero por primera vez en la villa. “Cuando pinto, intento transmitir, a través de los colores, una sensación placentera o al menos una atracción que, sin tener que entender, se convierta en una abstracción para el observador” manifiesta Pepe Gartzia. También intenta fusionar la poesía con algunos de sus cuadros “para dar salida a lo que elaboramos en esa marmita que tenemos en la cabeza, con todos los ingredientes que nos da la vida, sentimientos de amor, tristezas, alegrías, todas esas emociones que cada cual va recogiendo en su trayectoria vital”.
Pepe dibuja hace más de treinta años y ha intensificado su pasión por la pintura en los cinco últimos convirtiendo ésta en su principal hobby. “Pinto cuatro o cinco cuadros a la vez y en algunos con relieve empleo diferentes materiales como se puede observar en la exposición” concluye Gartzia.