Las Asambleas de Barrio son órganos de carácter informativo, consultivo, de control y de formulación de propuestas, que permiten la participación ciudadana en la gestión de los barrios de Amurrio. En la actualidad existen diez Asambleas de Barrio en el municipio: Bañuetaibar, Goikolarra, Juan de Aranoa (Alkinar), Landako, Larrabe, San José, San Roque, Aldaiturriaga, Ugarte y Lexarraga que abarcan un gran número de calles y barrios de Amurrio, salvo lo que se considera “centro urbano” y las Juntas Administrativas. Las Asambleas de Barrio llevan años celebrándose y en 2020 se quieren incorporar algunas medidas para mejorar el desarrollo de las mismas. Para ello el Ayuntamiento realizará un breve diagnóstico de los barrios de forma previa a la celebración de las asambleas, de forma que en las reuniones se pueda dialogar sobre las necesidades y prioridades de los barrios en base a la información de partida recogida con anterioridad.

Se recogerá información en torno a la percepción de las vecinas y vecinos de los barrios respecto a distintas dimensiones como en relación con la percepción de la calidad del medio urbano del barrio: estado de calles y aceras, medioambiente, limpieza, alumbrado, equipamiento urbano, tráfico, transporte, parques, edificaciones, caminos, señalización, etc. También, se recabará información sobre la percepción relacionada con aspectos de desarrollo económicos en el barrio: presencia de pequeño y mediano comercio, consumo interior y exterior del barrio, movimiento de personas en el barrio y fuera de éste. Y finalmente, se tratarán aspectos sociales relacionados con la evolución de la población, las nuevas personas que viven en el barrio, los recursos y servicios, aspectos educativos, deportivos y culturales; así como el tejido asociativo y la participación ciudadana en el barrio, la convivencia y la seguridad.

Cuestionario de Herrilaguntzailes

Para llevar a cabo la recogida de información, el Ayuntamiento de Amurrio realizará un cuestionario a las vecinas y vecinos de los barrios a través del personal de Herrilaguntzailes. Así, a lo largo de las tres primeras semanas de febrero, se procederá a la recogida de información de la que se extraerán conclusiones para su posterior análisis, junto con las vecinas y vecinos que acudan a las Asambleas de Barrio que se celebrarán a lo largo de marzo.