Josefi Burutxaga, delegada de la Asociación de Donantes de Sangre de Álava en la zona de Amurrio, ha dejado su cargo tras treinta años de trabajo altruista. Una decisión que ha mantenido en secreto hasta el pasado 10 de junio que hizo pública durante la celebración en la villa amurrioarra del Día del Donante de Sangre de Álava. Entonces, emocionada ante su nueva etapa manifestó que“ha llegado el momento de dedicarme a otras cosas y disfrutar del tiempo con mi familia y siempre llevaré guardado conmigo todos los años que he compartido con vosotros que han estado llenos de humanidad, personas solidarias, comprometidas y altruistas que no temen ayudar con su vida, con su sangre, y además lo hacen de manera anónima y desinteresada” manifesta Josefi Burutxaga.

Tuvo un recuerdo para las personas que ya no están pero con las que ha tratado mientras ha ejercido esta labor y dio las gracias a todas las personas donantes con las que ha estado. “Estoy convencida de que quien me suceda aprenderá tanto de vosotros y vosotras como he aprendido yo”.
Durante los treinta años de trabajo desinteresado con esta asociación se ha encargado de captar nuevos donantes, avisar cuando venía a la villa la unidad móvil de extracciones y atender a las personas que acudían a ejercer el acto solidario de donar sangre, junto al personal sanitario. “Los diferentes profesionales, y han sido muchos en tantos años, siempre me han tratado como una más del equipo y estoy muy agradecida” concluye Burutxaga. Precisamente como reconocimiento a esta labor desinteresada esta vecina de Amurrio recibió en 2012 el Guk de Oro y fue pregonera de las Fiestas Patronales de la villa el año siguiente.
Grandes donantes
Se puede decir además que esta amurrioarra ha trabajado con el ejemplo ya que en 2005 recibió de la Federación de Donantes de Sangre de España el Diploma de Gran Donante por haber superado las setenta y cinco donaciones desde 1971. Actualmente supera el centenar y en 2006 recibió también esta consideración a nivel de Euskadi. El pasado 10 de junio fue otra amurrioarra ­Aurea Uriarte Ortueta quien recibió también el Diploma de Gran Donante a nivel de Euskadi por superar las sesenta donaciones.