“Yo también quise ser como Ana y Mía” es una historia de superación de la anorexia y la bulimia contada en primera persona por la vecina de Amurrio Leire Martín Curto. Ilustradora de profesión, esta joven de 27 años de edad, se abre en canal expresando su experiencia personal a través de dibujos para tratar de ayudar a otras personas que “oigan” las voces de esos monstruos, que ella llama en su novela Ana (anorexia) y Mía (bulimia), personajes de dibujos, que te incitan a padecer una dolorosa y cruel enfermedad: Trastornos de Conducta Alimentaria (TCA). “Quise darle la vuelta a la idea de que la anorexia y la bulimia son princesas. Son monstruos contra los que luchar” dice Leire Martín, ya recuperada de su enfermedad gracias al tratamiento médico, al apoyo familiar y a su lucha incansable.

Este libro autobiográfico es un cómic valiente con el que la autora pretende “visibilizar los TCA y ayudar desde mi experiencia. Estuve en ese oscuro infierno, pero conseguí salir”. Todo comenzó cuando apenas tenía 14 años. En su adolescencia sufrió de anorexia y bulimia, y en esos duros años, encontró en el dibujo una forma de expresar sus sentimientos, de apaciguar ese sufrimiento interno. “Se nos muestran solo las consecuencias físicas de estas enfermedades, sin darle importancia a la parte psicológica, esa parte oculta que nadie ve y queda debajo de la punta del iceberg. Son mucho más que no querer comer, que atracarse, que vomitar… son sentimientos que no se han sabido canalizar bien, son situaciones que han causado dolor y se exteriorizan mediante estas conductas, son sufrimiento, llantos no exteriorizados… Si esa parte que está en nuestro interior no es tratada como se debe, es muy difícil que podamos recuperarnos” explica Leire Martín. 

Los TCA son enfermedades peligrosas, no son un capricho o una moda. “En esta enfermedad en la que no se tiene una relación sana con la comida, la sociedad, e incluso algunos médicos, se quedan con la parte física, lo superficial pero en realidad en esta enfermedad subyacen problemas emocionales”.  Además de visibilizar y concienciar a la sociedad sobre la anorexia y la bulimia, de romper estigmas, esta novela gráfica grita en voz alta que se puede salir, que se puede volver a ver la luz para animar y ayudar a quienes sufren estas enfermedades. “En este libro cuento mi historia, pero podría ser la tuya, la de un amigo, familiar, vecino… Quiero que este libro ayude a seguir con la lucha a quienes padezcan trastornos de conducta alimentaria y a hacer comprender la lucha de esas personas a sus familiares y a quienes les rodean. Que sepan que se puede salir y volver a tener una vida normal”  apunta la autora mostrando fortaleza en sus declaraciones.

Revivir momentos que creía olvidados

Esta novela gráfica tiene sus comienzos en el trabajo de Fin de Grado en Creación y Diseño, que Leire Martín realizó en la Universidad del País Vasco UPV/EHU. Después se marchó a Barcelona, donde está afincada por motivos laborales, para estudiar un máster en Ilustración. Allí, en su afán de enviar al mundo su mensaje de esperanza en la lucha contra los trastornos de conducta alimentaria, ese trabajo estudiantil se convirtió en un libro, de lectura ágil, sencilla, amena y directa en el que las ilustraciones hacen que el mensaje de la autora te llegue al instante.“Ha sido un duro trabajo, meses intensos en los que me ha tocado revivir momentos que creía olvidados. Pero también ha sido un camino bonito, porque lo he hecho con amor y cariño, para ti, para que no te sientas solo” dice Leire Martín refiriéndose a quienes padecen esta enfermedad. Esta publicación está a la venta desde el pasado enero, de la mano de Zenith Editorial Planeta. “Gracias a la editorial y a mi editora Eugenia por confiar en mí y en este proyecto, por querer formar parte de esta lucha en la visibilización de los TCA. Este solo es un pequeño paso más en esta lucha, y seguiré en ella, ayudando a quien pueda con mi experiencia y dando a conocer la verdad de estas enfermedades” añade la joven ilustradora amurrioarra.

@yotambienquisesercomoanaymia

La continuidad de su empeño en dar a conocer la cruda realidad de los trastornos de la conducta alimentaria y que se puede volver a ver la luz está en su cuenta de instagram @yotambienquisesercomoanaymia con más de 5.000 seguidores. En esta red social publica viñetas para hacer ver que es posible la recuperación y ayudar desde su experiencia a las personas que padecen trastornos de la conducta alimentaria. “¡SE PUEDE SALIR, SE PUEDE VOLVER A VER LA LUZ!” concluye Leire Martín Curto que con especial cariño dedica su libro a su familia.

YO TAMBIÉN QUISE SER COMO ANA Y MÍA

“¿Anorexia, yo? ¡Para nada! ¡Si no vomito ni estoy en los huesos!”

Sí, yo también pensaba que eso era padecer un trastorno de la conducta alimentaria, pero cuando lo viví en mi propia piel me di cuenta de que se trata de mucho más que eso.

Por desgracia, existe muy poca información sobre lo que significa convivir con “Ana y Mía”, nombres bajo los que se esconden la anorexia y la bulimia, no solo a nivel físico sino también a nivel mental, familiar y social. Hoy en día, los trastornos de la conducta alimentaria siguen siendo un tema tabú a pesar de que hay muchas personas que los sufren.

Esta es mi historia, aquí está todo lo que he vivido y todo lo que he aprendido en este camino hacia la recuperación, y espero que pueda ayudar a todos aquellos que estén viviendo algo parecido para que sepan que es posible volver a ver la luz y ser feliz.