La celebración del 25 de noviembre Día Internacional contra la Violencia hacia las Mujeres debe servir de reflexión y concienciación sobre esta grave problemática social. A ello nos invita la criminóloga amurrioarra Miren Rodríguez Arrate que a sus veinticuatro años acaba de finalizar la especialidad de Criminología en la Universidad del País Vasco en Donosti y ha conseguido este año el primer Premio en el Congreso Anual de Criminología celebrado en Oviedo por su trabajo de fin de carrera.
En su opinión, ¿la sociedad está avanzando para erradicar la violencia de género?
Aún falta mucho por hacer pero vamos en la buena dirección. Sin embargo, el machismo es algo muy arraigado en nuestra sociedad, y mientras no estemos dispuestos a hacer cambios a nivel cultural-educativo y crear una sociedad más igualitaria, seguirá siendo muy difícil erradicar la violencia de género, sino imposible. Una efectiva respuesta a nivel legislativo también es fundamental, y en este sentido se están impulsando medidas legales como reconocer a los hijos e hijas del maltratador como víctimas de maltrato o la creación de recursos específicos de protección y atención entre otros.
El escenario de su trabajo es Vitoria donde analiza zonas y horas en las que se comenten más crímenes. ¿Por qué este enclave?
Fueron varios los motivos de analizar la delincuencia en Vitoria. Lo primero es que se encontraba cerca de Amurrio, lo cual facilitaba enormemente la tarea de recopilar información y realizar estudios de escenarios del delito. Además, el número de delitos contra el patrimonio que tuvieron lugar en 2016 eran suficientes como para llevar a cabo un estudio de estas características.
Volviendo al galardón, ¿qué ha supuesto este reconocimiento?
Este premio ha significado mucho. Primero, un reconocimiento ante el resto de la comunidad científica. El hecho de que mi trabajo haya sido premiado por los mejores en este campo supone una motivación enorme para seguir por este camino e intentar seguir en este nivel. Además, este galardón me da “puntos” a la hora de solicitar una beca para cursar estudios predoctorales, proceso en que me encuentro ahora mismo.
¿En qué aspecto centrará su tesis doctoral?
El objetivo consistirá en analizar la relación entre espacios verdes (parques, jardines, merenderos…) y la criminalidad, así como con la percepción de inseguridad. Sabemos que los espacios verdes aportan muchos beneficios psicológicos a los ciudadanos, pero algunos errores de diseño de estos lugares pueden estar atrayendo delincuentes a la zona, o simplemente son percibidos como peligrosos por lo que la población los evita. En el País Vasco las ciudades tienen cada vez más zonas verdes y es habitual que tengamos un parque o jardín al lado de casa, por eso esta investigación en nuestro contexto es tan importante.