Están ya en marcha desde mediados de enero las obras de urbanización de la céntrica calle Frontón de Amurrio que están presupuestadas en 847.977,92 € y cuentan con un plazo de ejecución de once meses. Este proyecto plantea la reforma integral de esta calle con un nuevo diseño para su adaptación a los criterios del Plan de Movilidad Municipal. Se reordenará el tráfico de la calle Frontón, de tal manera que quedará peatonal el tramo comprendido entre el acceso a la misma desde la calle Elexondo hasta el frontón municipal, a la altura del tramo que comunica con Mesón de Armuru.
La nueva urbanización de la calle Frontón destina al tráfico de vehículos en sentido único el tramo en forma de L comprendido entre las calles Mesón de Armuru y José de Madinabeitia. También se dotará de aceras a ambos lados. Hay proyectadas dieciséis plazas de aparcamiento en línea que se distribuyen a lo largo del tramo desde Mesón de Armuru kalea hasta el frontón en el lateral derecho y desde el frontón hasta la conexión con la calle José de Madinabeitia en el lateral izquierdo de la misma. En la calle Frontón, tanto aceras y zona peatonal como calzada, conexión entre los cruces de unión de viales con otras calles y aparcamientos se proyectan al mismo nivel lo que eludirá cualquier tipo de barrera arquitectónica
En este mismo sentido, otra tarea destinada a garantizar la accesibilidad consistirá en resolver los encuentros con la plaza Juan Urrutia. Se mantendrán las escaleras existentes a los dos lados de la plaza que comunican con la calle Frontón, pero entre ambas escaleras se creará una rampa, con un 6% de desnivel, por detrás de la escultura de Juan Urrutia acompañada de una zona ajardinada. Entre los trabajos proyectados en la nueva urbanización de la calle Frontón se incluyen la renovación de los servicios e instalaciones urbanas de dicha calle (agua, saneamiento, telecomunicaciones, alumbrado, electricidad, etc.); así como el soterramiento de las existentes a nivel aéreo.
En definitiva a la calle Frontón se dará una solución similar a la zona peatonal de la calle Larrinaga en cuanto a materiales y acabados. Se trata de una obra de envergadura por lo que durante el desarrollo de la misma inevitablemente se generarán molestias a la ciudadanía. Por este motivo, aunque se tratarán de reducir al máximo, desde el Ayuntamiento de Amurrio se hace hincapié en la disposición municipal a cualquier sugerencia para minimizar inconvenientes al normal desarrollo de la vida diaria de esta área urbana.