La actriz amurrioarra Leyre Berrocal está de enhorabuena al recibir el premio “Uno de los Nuestros” en la clausura de la 32 Semana del Cine Vasco en Vitoria-Gasteiz. “Este premio se da a una persona alavesa dedicada a este oficio, sin quitarle mérito, creo yo que en casa es más fácil que te aprecien o se acuerden de ti… O no?… Quién sabe… Hay un dicho que todos conocemos, ¿verdad? … Lo que sí me embargó fue una sensación de agradecimiento y de relajo al ser homenajeada sin todavía haberme muerto, je, je… Este trofeo me aporta energía para seguir otros veinte años luchando por crear nuevos personajes” declara con una gran sonrisa Leyre Berrocal. Admite que es una alegría que se reconozca el trabajo que realiza, pero “lo que más me gustó en esta 32 Semana del Cine Vasco es que se creó un premio nuevo: “Al mejor Espectador”, se lo llevó una mujer vitoriana que diariamente consume cultura. Ser un buen público requiere de tiempo, pasión, dinero… Y sin ellos nuestro trabajo no tendría sentido”.

Leyre Berrocal ha viajado mucho pero no olvida Amurrio. “Es el lugar donde me han criado, donde viven mis padres y donde convivo con ellos, vengo siempre que puedo porque me cuidan muy bien, respetan mi modo de vida y me apoyan con una sonrisa y con palabras de ánimo. Vuelvo para coger fuerzas y seguir renovada hacia adelante, siento que me pone en mi lugar y me hace recordar quién soy. Lo que más me atrae del pueblo es su paisaje, bonito y natural, cuando el tiempo nos deja lo disfruto paseando con mi padre y siempre me parece como si lo descubriera por primera vez”. En el terreno profesional “disfruto en todos los espacios en los que me toca actuar, durante el proceso de los ensayos y cuando ya tengo el personaje en mí, vamos, cuando lo he comprendido, estudiado e integrado. El paso que se me hace más cansino es el aprendizaje del texto, parece que nunca te lo vas a aprender, repites y repites hasta que por fin sin saber cómo lo tienes, resulta monótono pero es bien importante porque el texto te ofrece muchas claves de la obra y del personaje, cuando ya lo tengo memorizado una buena táctica es fregar lo que se te ponga por delante hasta que haces tuyas las palabras del personaje. Cuando el dire te dice acción y se para el mundo real, ahí ya me siento en la gloria, o cuando comienza la función y sientes las mariposas en el estómago que son los nervios y que es lo más parecido a estar enamorada”.

Actriz versátil 

Esta joven amurrioarra es una actriz versátil, con sus diferentes interpretaciones hace reír y llorar. Reconoce que nada es fácil pero que siente que cuando confía la cosa marcha.“Hay que poder con lo que se ponga por delante, derrumbar muros y vencer el miedo y una buena táctica para ello es el sentido del humor. Siento que me tengo que reír más de mi misma, y de mis fantasmas. Siempre me he considerado más trágica, o que me cuesta menos emocionar dramáticamente, hasta que me he empezado a ejercitar en la comedia y al final todo es práctica. Los diferentes géneros tienen su propio lenguaje y hay que hacerse con él, tienen sus pausas, sus códigos. No me considero una cómica por naturaleza pero si soy graciosa. Es reconfortante escuchar al público reír, pero también cuando está completamente en silencio y concentrado. Sea como sea, como intérpretes nuestro trabajo es hacer soñar al público y que algo se le mueva por dentro. Para emocionar al público con todos los colores, primero tienes que vibrar tú, disfrutar con lo que vas creando momento a momento, ser el rol que interpretas desde tu esencia y todo ello con mucho sentimiento en cada palabra, pensamiento, intención y acción”.

De hecho actualmente se puede ver a Leyre representando “La Boda de Betty Blue”,  producida por Glu Glú Producciones y “que ojalá pronto la traigan a Amurrio. Es una comedia disparatada y divertida”. Esta actriz comenta que está creando, junto a un notable equipo artístico, una pieza de teatro próximo al público y representable en espacios no convencionales para el teatro, con el fin de hacer un nuevo público interesado en las artes escénicas e integrarlo en su trabajo. Leyre no quiere despedirse sin aludir la actividad teatral en Amurrio.“Gracias a Aimara Teatro y al Ayuntamiento de Amurrio se está creando una cita anual de teatro breve pero intenso en el pueblo, apoyo esta iniciativa. Este año no he podido traer pieza pero sé que ha habido una buena programación. El año que viene no me pierdo este nuevo espacio de actuación donde se puedan contar e incluso susurrar cosas de forma cercana” concluye Leyre Berrocal.