La restauración y mejora de dos cabezudos, cuyas figuras representan una china y una señora, son objeto de estas tareas promovidas por el Ayuntamiento de Amurrio. De esta forma se continúa con la labor realizada en julio de 2019 en el que el trabajo se centró en los otros dos cabezudos: el diablo y el payaso. De esta labor se encarga Susana Corbella Eguiluz, ceramista, escultora y arteterapeuta de Amurrio, respetando los materiales y formas originales.

“Presentaban un deteriorado estado de conservación, sobre todo la parte de sujeción en los hombros que estaba muy estropeada, aunque también tienen otras zonas muy deterioradas como nariz, pómulos, cejas… Algunos son trocitos muy pequeños. Hay una parte de “estuco” bandas de escayola y otra parte de fibra de vidrio” explica Susana Corbella que estima terminará este trabajo para el verano. 

Las tareas se componen de tres fases. “En primer lugar me centré en la limpieza. Tenían mucho polvo acumulado, y después continué quitando los restos no utilizables, adecuando todo y ordenando todos los materiales y poniendo a mojar el papel”. La segunda fase es en la que trabaja ahora y consiste en preparar el cartón piedra, tapar las partes necesitadas, crear los volúmenes necesarios y adecuar la superficie. “Hay que hacerlo poco a poco, capa sobre capa, hasta conseguir el volumen deseado”. La tercera y última fase se centrará en el pintado y aplicación de cera líquida porque el estuco no se trabaja con barniz. “Antiguamente se utilizaban escayolas, ceras, látex, papeles y pinturas acrílicas”  matiza Susana Corbella.

Mediados del siglo XX

El Ayuntamiento de Amurrio dispone de cuatro cabezudos de mediados del siglo XX: diablo, payaso, china y señora. Estas figuras originales, de estuco, cartón piedra y poliéster, han pasado ya por varias restauraciones, una en el año 2000 de la mano de la Asociación Aurreraka y desde el año pasado es Susana Corbella quien se encarga de las últimas restauraciones. 

Estos trabajos impulsados desde la institución municipal forman parte de las acciones de recuperación del patrimonio cultural del pueblo. En 2005 el Consistorio encargó sendas réplicas de los cuatro cabezudos de cartón piedra a Gárate, Taller de Escultura de Irún, que son los cabezudos que habitualmente participan en la Fiestas de Amurrio.