“Maroño, un pueblo y un embalse” recoge la historia y la vida de la aldea y de su embalse y muestra sus valores naturales, además de una exhaustiva relación de todas las aves acuáticas que en estos años han llegado a este paraje. Y junto a ello, las vivencias en ese entorno privilegiado de un biólogo apasionado de su tierra, que no puede ni quiere separar las emociones del trabajo, y que desde que recaló en estos paisajes se siente tan arraigado a ellos como las cumbres de Sierra Salvada, como las raíces de sus árboles, como las aguas del embalse. Él es el amurrioarra Enrique Arberas Mendibil y ésta es parte de la sinopsis de su último libro que se presentará en Maroño, no podía ser otro el escenario, el 29 de julio en la iglesia a las 18:00 horas, con una charla audiovisual a cargo del autor y posterior lunch.
“Poner en valor a los habitantes de Maroño”
La idea surgió con el seguimiento y estudio de las aves acuáticas y este libro sale a la calle ahora que el 30 de julio se cumplen veinticinco años de la inauguración del embalse, aunque se llenó en noviembre de 1991. Se compone de diferentes capítulos independientes. En el primero se hace alusión al pueblo de Maroño poniendo en valor a sus habitantes. “Es como un homenaje a estas personas que modelan ese paisaje que vemos” reconoce un ilusionado Enrique Arberas que adelanta regalará un ejemplar a cada familia de la localidad. El segundo capítulo se centra en el embalse, cronología, estado de conservación actual y pantano a nivel ambiental y fauna. El tercero versa sobre las aves acuáticas. “Durante estos años se han registrado cincuenta y seis especies, algunas raras como la cigüeña negra, águila pescadora y especies árticas en migración”. Esta publicación de casi 400 páginas y una tirada de 750 ejemplares a la que Arberas ha dedicado un año para escribir se completa con el capítulo que recoge sus vivencias y visión de Maroño mes a mes. ”Al principio la idea era que fuera una publicación sencilla, pero al final el resultado es un trabajo muy potente donde la fotografía tiene una especial presencia y es de destacar el relato del escritor José Luis Urrutia y dos prólogos a cargo del experto en desarrollo rural Jaime Izquierdo y del  doctor en biología y ornitólogo Alex Onrubia, además de la colaboración de otras personas e instituciones como el Ayuntamiento de Amurrio” concluye Enrique Arberas.