El Ayuntamiento de Amurrio ha verificado el mal estado en el que se encuentra el último roble americano que preside el Parque Juan Urrutia de Amurrio por lo que procederá a su tala. Con el objetivo de garantizar la perdurabilidad de este árbol centenario del parque, durante el invierno de 2014 se realizó una poda selectiva, en la que se eliminaron las ramas secas y con peligro de desgarro.

Sin embargo, ante el envejecimiento del ejemplar se observa una reducción progresiva de la vitalidad y un debilitamiento fisiológico, debido sobre todo al alto número de hongos de pudrición e insectos perforadores, tanto en tronco como en ramas; unido a un importante desequilibrio estructural, generando todo ello que exista una alta probabilidad de rotura fatal y del consiguiente accidente al paseante. Por esa razón desde el Consistorio se ha optado por la tala del mencionado árbol, garantizando así la seguridad de la ciudadanía en general que hace uso del citado parque.