Debido a los últimos episodios de generación de malos olores en el entorno urbano de Amurrio, creado por la extensión de purines procedentes de pabellones ganaderos en las proximidades de viviendas, el Ayuntamiento local recuerda a la ciudadanía que se debe cumplir la normativa que regula tales prácticas.