Los Ayuntamientos de Amurrio y Laudio-Llodio a través de sus planes locales de prevención de adicciones han realizado un estudio de consumos, hábitos y actitudes hacia el alcohol en la población escolar de Educación Secundaria del Alto Nervión. El método de investigación empleado ha sido un cuestionario dirigido a dicha franja de población que estudia en los centros educativos de ambas localidades. La muestra incluye 1.127 participantes, de los que 585 son chicos y 538 chicas de 11 a 18 años de edad que residen en municipios del Alto Nervión. El 86,72% de los jóvenes de 15 y 16 años han probado el alcohol aunque, según el citado informe, probar no implica consumo habitual.El inicio temprano es un factor de riesgo y en dicho estudio se ha constatado que los chicos prueban antes el alcohol y a partir de los 12 años el número de chicas inicia un considerable ascenso. Así, el 61,4% de los chicos y el 77,7% de las chicas lo prueban entre los 12 y 14 años. Son las amistades en un 58,8% quienes les facilitan el acceso al consumo y en un 31% son familiares.
Pasar un buen rato, divertirse y disfrutar a tope es el motivo esgrimido por el 54,2% como razón para consumir, seguido del 47,6% que indica que el alcohol es una vía de escape para los problemas, emociones. Un 46,4% de la población encuestada manifiesta que imita lo que sus amistades hacen y un 36,8% considera que les facilita el integrarse en un grupo.
Razones para no consumir
Entre las razones para no consumir el 51,6% manifiesta que la salud es la principal razón, mientras que el 10,5% manifiesta que no quieren y otro 10,2% afirma no necesitar el alcohol para pasarlo bien. El 24,4% de los jóvenes consume alcohol junto con bebidas energéticas, el 17,3% consume también tabaco y el 11,8% consume además cánnabis, circunstancia que aumenta los problemas derivados del consumo. Ante estos datos las conclusiones de dicho estudio son que el consumo de alcohol forma parte de la cultura comunitaria que sigue siendo un mecanismo de integración que facilita la aceptación social por parte de los grupos de referencia e iguales. Es necesario fomentar culturas comunitarias que impulsen el respeto, el bienestar y propio cuidado; así como espacios y tiempos de ocio que fomenten el desarrollo de las personas, siendo necesario anticipar las intervenciones preventivas desde edades tempranas (potenciar los factores de protección que ayuden a prevenir); además de realizar prevención específica de alcohol en 3º de Educación Secundaria Obligatoria.
Prevención
La prevención debe facilitar el acceso a la información porque hay datos significativos que indican que no se conocen estos efectos con claridad y hay que reforzar aquellos factores que son protectores y contribuyen a facilitar la prevención (salud, fomento de la autonomía y la autoafirmación, ocio valioso y preventivo, gestión de emociones y facilitar otras formas de socialización basadas en el respeto y la identidad propia).
Hay que trabajar con los padres y las madres porque la familia no sólo facilita modelos a seguir, sino que es el entorno en el que se adquieren los valores sociales y vitales. En conclusión, la prevención no debe limitarse a intervenir con la escuela o familia únicamente, en la comunidad hay agentes con los que es necesario trabajar. El consumo es una pauta social que la persona adopta por imitación para integrarse y que determina su propia identidad. Es necesario trabajar a todos los niveles.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar