En la iglesia de Santa María y en la ermita de San Antón de Amurrio habitan unos vecinos muy sigilosos que se activan principalmente por la noche. Se trata de una colonia de murciélagos hortelanos (Eptesicus serotinus) que junto a otras especies también se han localizado poblaciones en otras localidades del municipio como Baranbio, Delika y Tertanga en cuevas y en alguna edificación. Así se constata en el trabajo de investigación que desarrollan con carácter desinteresado y voluntario los vecinos amurrioarras Gustavo Abascal y Mario Corral que desde enero de este año están realizando un inventario del censo de refugios invernales del único mamífero volador del mundo en cuevas, iglesias y caseríos abandonados del Municipio de Amurrio y su comarca. “A principios de junio localizamos en la ermita de San Antón y en la parroquia de Santa María de Amurrio una cantidad importante de excrementos de murciélago hortelano y llegamos a observar incluso algunos individuos. Probablemente ambos lugares formen parte de una misma colonia, al menos esto es lo que supuso Urtzi Goiti, experto en quirópteros de la Universidad del País Vasco, quien nos acompañó e identificó rápidamente tanto los excrementos como los ejemplares localizados en la techumbre de las construcciones inspeccionadas” explican ambos naturalistas locales.
Dependiendo de la época del año los murciélagos cambian de refugio. Para la preservación de la especie es un problema importante la pérdida de sus refugios por el cambio de hábitos de nuestra sociedad actual. “El murciélago hortelano es una especie fisurícola y antropófila, es decir, utiliza fisuras para refugiarse y descansar fundamentalmente en construcciones humanas aunque es posible también hallarlo en grietas de rocas e, incluso, en árboles. Al ser una especie ligada a las construcciones humanas las principales amenazas tienen que ver con las modificaciones y reparaciones que realizamos: sellado de fisuras, arreglos de tejados, utilización de productos químicos para tratamientos de madera, etc.” añaden con preocupación Corral y Abascal.
Llevan a cabo este trabajo con la colaboración del Ayuntamiento de Amurrio que acogió su propuesta de estudiar las colonias de murciélagos y sus distintas especies existentes en el municipio, con la finalidad de detectar si necesitan protección para ayudar en su preservación. Insisten en lograr la conservación de este animal nocturno de cara a favorecer el control natural de plagas como, por ejemplo, contra la procesionaria ya que “existen estudios que aseguran que el murciélago actúa contra la procesionaria al estar dentro de su dieta. Todos los murciélagos de la zona son insectívoros lo que es beneficioso debido a que por la noche comen cientos de mosquitos actuando de control natural contra las plagas. Son voraces insectívoros, que ocupan en los ecosistemas un papel beneficioso e insustituible” explican Abascal y Corral. Por ello insisten en la importancia de respetar y preservar sus refugios naturales.
Mario Corral y Gustavo Abascal están dando los primeros pasos en su trabajo de investigación sobre los murciélagos en Amurrio y su comarca iniciado en enero de este año y de momento han encontrado siete especies distintas de este animal “aunque sabemos que hay muchas más”. Científicamente reciben el nombre de quirópteros que significa “alas en las manos” y emiten ultrasonidos de alta frecuencia, inaudibles para el ser humano, para orientarse durante el vuelo y cazar por la noche tras ayunar todo el día. “Como todo el mundo sabe, los murciélagos emiten ultrasonidos que rebotan con los elementos del entorno y son percibidos de nuevo en sus oídos. El tiempo transcurrido entre la emisión y la recepción y el desfase de la recepción entre ambos oídos les permite determinar la distancia y dirección a la que se encuentran los obstáculos y sus presas” explican ambos amurrioarras que juntos salen muchas noches para localizar, observar y estudiar a los murciélagos. Para ello utilizan un receptor de ultrasonidos que detecta los sonidos que emiten estos mamíferos que tienen “acentos” diferentes según la especie de que se trate lo que permite su identificación.
Los murciélagos se incluyen en el Catálogo Vasco de Especies Amenazadas por lo que hacen hincapié en la importancia de respetar y preservar sus refugios naturales. “Si alguien tiene conocimiento de la existencia de alguna colonia de murciélagos o cuenta con información de interés al respecto puede contactar con nosotros llamando al 619575793” dicen Mario Corral y Gustavo Abascal. Al mismo tiempo advierten que “si alguien se encuentra un murciélago herido debe tener en cuenta que, aunque no atacan, se defienden mordiendo  por lo que se aconseja recoger siempre con guantes o avisar a expertos ya que como todo animal salvaje pueden transmitir enfermedades”.
“La noche de los murciélagos”
Para dar a conocer a la ciudadanía las peculiaridades de estos mamíferos, ambos vecinos de Amurrio han organizado el 14 de julio “La noche de los murciélagos”. Se trata de una “kedada nocturna” a las 21:30 horas en la plaza de San Antón que consistirá en una salida guiada a modo de actividad lúdica y divulgativa abierta a todo el público en la que se intentará localizar algún ejemplar de murciélago para “sin molestar” observar su comportamiento. Para participar bastará con personarse ese día a esta convocatoria abierta.