“Vive el calor, no los riesgos” es el lema de la campaña de la Diputación Foral de Álava junto a Bomberos Forales para el correcto mantenimiento de las chimeneas. Un uso y cuidado no apropiados de las chimeneas son principales motivos de incendio en el periodo invernal. En esta campaña de concienciación se ha editado un folleto informativo con sencillos consejos para disfrutar con seguridad de las chimeneas.

Uno de los primeros riesgos en la utilización de estos elementos es el peligro de propagación del propio fuego o del monóxido de carbono que éste produce, a través de la estancia en la que se encuentra la misma.

También se incide en el cuidado con el contacto entre la chimenea y el resto de elementos de la construcción como suelos, vigas o tabiques, cuando el aislamiento no es adecuado y a veces este contacto puede producir incendios. Los bomberos también resaltan la importancia del mantenimiento adecuado ya que la combustión del fuego de leña produce una sustancia llamada creosota, que se adhiere a las paredes interiores del conducto. La creosota se va acumulando y es muy inflamable. Si arde puede provocar fugas de gases tóxicos en la chimenea o incluso incendiar la misma.

Consejos sencillos para disfrutar con seguridad de nuestra chimenea

• Que el fuego y el humo se queden donde deben.

Consejos prevención:

1. Si tu chimenea es abierta: Colocar una pantalla de protección y no dejar la chimenea desatendida por la noche o al salir de casa.

2. Mantener bien limpio el tiro. Para ello puedes contactar con profesionales.

3. No dejar que los niños jueguen cerca.

4. Revisar el tiro antes de encender la chimenea por primera vez después de un periodo prolongado.

5. No poner ropa a secar.

6. Retirar las cenizas sólo cuando estén bien apagadas.

7. Mantener los materiales combustibles a más de 1 metro de distancia.

• Cuidado con el contacto entre la chimenea y el resto de elementos de la construcción.

Consejos prevención:

1. Separar y aislar el conducto y las partes calientes con materiales no conductores del calor.

2. Disponer extintores adecuados accesibles.

3. No usar líquidos inflamables para encender fuego.

• En el conducto no debe haber nada más que humo.

Consejos prevención:

1. No usar la chimenea para quemar basura, papeles, restos de comida, etc.

2. Hacer una buena limpieza periódica cada año o cada dos, según la frecuencia de uso.

3. Llevar a cabo limpiezas químicas (quemando productos específicos) periódicamente, a modo de mantenimiento.

4. Utilizar leña seca y poco resinosa que lleve tiempo cortada, (dos años o más) y nunca madera barnizada o lacada.

Teléfono Emergencias 112